Cloud Computing


Conforme se van desarrollando los usos de la red y su aplicación en todos los aspectos de nuestra vida, van surgiendo nuevos términos y, por tanto, nuevas definiciones.
Hoy quiero hablar del “Cloud computing“.

El usuario se conecta a la Red y comienza sus tareas cotidianas. Escribe la presentación de su nuevo proyecto laboral en Google Docs, edita las fotografías de su viaje a Nueva York en Picasa y sube un vídeo familiar a YouTube. Luego escucha sus temas favoritos de Franz Ferdinand en Spotify y disfruta de los nuevos episodios de Anatomía de Greyen Seriesyonkis. Además, sube su colección de películas y series a un almacén virtual como Rapidshare o Megaupload para aligerar el disco duro y poder compartirlas.

Todo lo ha hecho online, gratis y sin necesidad de descargarse nada en su terminal (Spotify sólo requiere bajar el buscador). Da igual dónde esté: en el trabajo, en casa o en un hotel. Sólo necesita una conexión: en la web se ejecuta y en la web se queda.

Continua el artículo:

Quizá sin saberlo, el usuario está moviéndose en la nube (cloud, en inglés), que es como ya se conoce al territorio virtual formado por todo aquel software y aplicaciones que funcionan desde fuera del ordenador, ya sea fijo, portátil o un teléfono móvil. Están alojados en servidores ubicados en algún lugar indeterminado pero son accesibles desde todas partes. El terminal se convierte así en un simple medio para enchufarse a esa nube de computación.

Por ejemplo, una empresa mediana que necesita un sistema “X” para hacer crecer su negocio tiene dos opciones:



1. La tradicional: contratar a una empresa que le integre el sistema en su empresa, le monte los servidores, haga el desarrollo, testing, mantenimiento, etc.

2. Con Cloud Computing: esta misma empresa accedería a un sistema que:

- Puede implantar en unos tiempos impensables en el “modo tradicional”.

- Al no depender de un equipo de mantenimiento propio, además de ahorrar en costes, solucionará los posibles problemas de la aplicación con mayor rapidez.

- Le permite hacer crecer su empresa, pues puede añadir/quitar módulos, aplicaciones, etc. en función de sus necesidades.

- Le permite acceder a un número casi ilimitado de servidores y sólo pagar por el espacio que use.

- pan>Acceder al sistema desde cualquier ordenador con conexión a Internet.

- Le hace copias de seguridad constantes y fiables (reducen el riesgo de pérdida de datos).

En definitiva, para las empresas, el “Cloud computing” representa flexibilidad, ahorro de costes y de problemas. Y como os podéis imaginar afectará a la mayor parte de los departamentos de vuestras empresas.


Y, ¿cómo usamos nosotros la nube en nuestra vida cotidiana?


Pues nosotros usamos Gmail y vemos nuestros correos desde cualquier ordenador o desde nuestro teléfono móvil. Las presentaciones no tenemos porqué hacerlas en Power Point o Keynote, la podemos hacer en Prezi. Los archivos los guardamos en Dropbox, de tal forma, que si tenemos Iphone, también, podemos acceder a nuestros archivos desde a él. Para retocar nuestras fotos lo hacemos desde Picnik y luego las subimos a Flickr. Ya no recortamos los artículos del periódico, sino que los artículos que nos interesan los guardamos en Delicious o Netvibes. Para leer a quién nos interesa, lo hacemos por GReader, para poder acceder desde cualquier ordenador o desde el móvil. Para editar archivos .doc o .xls usamos GDocs y para los archivos .pdf, PDF Escape. Google Wave, integra multitud de aplicaciones para el trabajo colaborativo, que hará (cuando esté totalmente operativo) que muchas actividades se centralicen en él.

– la accesibilidad.