"Viento en las Velas", nos trae el Día Universal de la Infancia.

Mi segunda cosecha

"Viento en las Velas", libro de @cosechadel66

El miércoles, en FICOD, desvirtualicé (por fin) a Adolfo Suárez, @cosechadel66, y tras charlar, bueno, hacer networking, nos comentó que llevaba unos ejemplares de su libro “Viento en las Velas“.

Cogí uno de ellos e inmediatamente comencé a echarle un vistazo. Un libro con relatos cotidianos acompañados de fotos del autor, que hacen que te sientas más reflejados en ellos.

De lo que hasta ahora he podido leer, me ha llamado la atención uno que se llama “Que te distingue de tu ordenador y dice:

A veces me pregunto qué es lo que me distingue del ordenador que ahora mismo estoy utilizando para, por ejemplo, escribir estas palabras. Es una pregunta absurda, soy consciente que quedaría mucho mejor en una noche de borrachera largo, justo después de hacer agotado los temas minimamente lúcidos.

Pero quizás todos nos deberíamos hacer más a menudo esa pregunta. Quizás nos deberíamos preguntar qué nos hace ser personas, seres humanos.

Por ejemplo, se me ocurren las cifras, o las palabras. El ordenador no sabe que significan, simplemente se limita a realizar todo tipo de operaciones con ellas.

El no sabe lo que significa “Los ingresos de las 500 personas que más ganan en le mundo son parecidos a los de 416 millones de personas que menos dinero obtienen”. O si hago que aparezca en la pantalla: Más de 2600 millones de personas no disponen del saneamiento adecuado, de los cuales, más de mil millones no tienen acceso al agua potable, lo que provoca la muerte de 1,8 millones de niños al año“.

Cifras, palabras. Yo, nosotros, SI deberíamos entenderlas. Por cada hombre rico hay medio millón de hombres pobres. Hombres, personas. Con el mismo código genético que nosotros, que tú, que Ojazos, que yo. Con ilusiones, amores… 2.600 millones de estas personas (¡2.600 millones!) no tienen saneamiento adecuado. Imagínate 200 veces España, la población de España, los mismos que vemos en la calle, ne la tienda, en el trabajo. Imagínate todas esas personas, multiplícalo por 200 y comprenderás esa cifra.

Y niños, como los míos, como los tuyos. Deseosos de juguetes, de atención, de caricias, de futuro. Pues imagínate que la mitad de la población de Madrid muriese en un año. Esos son los niños que mueren. Niños. Una palabra. Y unas cifras.

Hagamos algo para no ser meros receptores de cifras y palabras. Hagamos algo pequeño, lo que ea. Porque si no, nosotros pronto también seremos solo palabras: olvido, miseria, indiferencia… Escribamos, exijamos, preguntemos, votemos. No hace falta ser héroes, hace falta ser personas, de verdad. Para que quizás algún día, por cada hombre rico no haya demasiados hombres pobres.

Campaña de UNICEF, "Todos somos Kimbo"

Campaña de UNICEF, "Todos somos Kimbo"

Hoy, 20 de noviembre, es el Día Universal de la Infancia, por eso he cambiado mi avatar en Twitter y Facebook, uniéndome a la campaña de UNICEF, “Todos somos Kimbo“, y este texto de Adolfo, me ha hecho reflexionar aún más, ¿y a vosotros?

Offtopic:
En FICOD, también, tuve la oportunidad de desvirtualizar al Consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Manolo Recio y fue un placer escuchar como un responsable público, a pesar de lo que se diga, está trabajando duro para cambiar modelos.